La Fragua 13 :: De la ganancia record al record de despidos y suspensiones

Metalúrgicos:

DE LA GANANCIA RECORD AL RECORD DE DESPIDOS Y SUSPENSIONES

El impacto económico de la crisis ya es visible en todo el país. La sobreproducción de mercancías que caracteriza a la crisis actual (se produce más de lo que se puede vender), golpea a la industria metalúrgica, entre otras. Particularmente, a aquellas industrias cuya producción está globalizada a nivel mundial, como la automotriz y las miles de autopartistas, la siderúrgica, el aluminio, la maquinaria agrícola.
Cuando crecen y ganan millones, reparten salarios miserables; si las ventas bajan, se vienen los despidos y suspensiones.
A pesar de que estos sectores vienen acumulando fabulosas ganancias en los últimos cinco años, como siempre, intentarán que paguemos sus platos rotos.
Las terribles consecuencias comienzan a salir a flote:
– En Peugeot suspendieron a 700 trabajadores hasta el 30 de junio con $1400 por mes ($800 pone la empresa y $600 subsidia el ministerio). De 174.000 autos que proyectaban, se cayó a 70.000.
– Las principales autopartistas despiden contratados y suspenden a los trabajadores, como Bosch, Indiel, Paraná Metal, Dana.
– En la rama Siderúrgica, hay suspensiones y despidos de trabajadores tercerizados y contratados
– En Tierra del Fuego, las empresas agrupadas en AFARTE no renovaron los contratos de 2.000 trabajadores y la UOM provincial denunció que el programa implica reducir los planteles en un 50%.
– En EMFER (emprendimientos ferroviarios) hay 120 suspendidos con un promedio de 40 días cada uno.
– En el polo industrial de La Parejas hay despidos como en la Fundición Dragón y cientos de suspensiones con acuerdos de pagar entre el 50 y el 80% del salario.
– En Córdoba, el Secretario General de la UOM reconoció que “hay cerca de 1000 trabajadores despedidos y 1600 suspendidos”.
Así, podríamos ir sumando a la lista cientos de fábricas y talleres. Pero es mentira que suspendiendo y despidiendo resolverán los problemas de la crisis. En primer lugar, porque -como dijimos anteriormente- las ganancias han sido extraordinarias y podrían asumir la baja de producción y, en segundo lugar, porque los costos laborales -según el propio Ministerio de Trabajo- son para la industria de un promedio del 8,2%, en ramas como la automotriz, el costo laboral es aún menor (6.8%) y en la rama Siderúrgica es de apenas el 3%.

Una respuesta a la medida de la crisis

Esta es la medida de la crisis, que se va perfilando en la industria metalúrgica y que necesita una respuesta equivalente para prevenir otra década infame.
Ante esta situación, los únicos que no están siquiera con el simbólico “estado de alerta” son los integrantes de la dirigencia de la UOM que, si bien andan por las cúpulas haciendo tramoyas para beneficio de los empresarios o vistiéndose de pingüino y haciendo el ridículo como hizo el Secretario General Caló en la visita a la reina de España, no han puesto en pie de guerra a las bases de trabajadores ahorrándose hasta ese mínimo recurso de activación.
Salvo algunas excepciones, como la UOM de Tierra del Fuego que ha realizado congreso de delegados e iniciado un plan de lucha, el resto brilla por su ausencia.
La variable de ajuste de esta crisis debe ser la jornada de trabajo. ¡Ningún suspendido ni despedido! ¡Jornada móvil de horas de trabajo! ¡Trabajemos menos para que trabajemos todos! Si cae la demanda y hay menos trabajo se reparten las horas sin que perdamos un peso de nuestro ya magro salario.
Debemos rechazar las “combinaciones” de las patronales dirigidas a dividir a los trabajadores, mienten cuando despiden contratados y dicen que mantendrán a los efectivos, cuando suspenden alternativamente a una parte y a otra no, este tipo de propuestas desalientan la unidad de los compañeros.
Los trabajadores metalúrgicos tenemos que estar cada vez más unidos, la defensa de los contratados y tercerizados garantiza que tampoco los patrones puedan avanzar sobre los efectivos.
Siempre buscarán dividirnos, pero si hay una vida de asambleas y discusiones que organicen la lucha por la solución colectiva triunfaremos e impediremos que nos lleven, de la mano de los empresarios, el gobierno y los burócratas sindicales, a una nueva catástrofe social.
Los dirigentes de la UOM, junto a la CGT, han demostrado que no les interesa impedir los despidos y suspensiones.
Ha llegado el momento de pensar en una gran Coordinadora Nacional por la defensa del trabajo y el salario, los metalúrgicos, unidos a otros gremios, comisiones internas independientes y sectores de trabajadores tenemos el desafío de impulsar este gran movimiento, para que de una buena vez por todas logremos parar los despidos y suspensiones. El último plenario realizado en Villa Constitución puede ser el comienzo de ese gran movimiento.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s